article

Publicidad

El Guinness® Bottle Drop

Guinness® siempre ha sido una cerveza del mundo. Por eso, cuando se cumplió el bicentenario de la firma del contrato de alquiler de 9000 años de la cervecería, quisimos hacer algo para celebrarlo. Algo radical que fuera un reflejo de nuestro pasado pionero, un ofrecimiento inesperado que llevase alegría a personas de todo el mundo. Se podría considerar un gesto grandioso, pero lanzar 150 000 botellas al océano Atlántico nos pareció un homenaje adecuado a la herencia de Arthur. Al fin y al cabo, él nunca se caracterizó por pensar en pequeño. 38 barcos, seis semanas: una misión digna de la historia exportadora de Guinness en alta mar.

Las botellas iban herméticamente cerradas, ya que contenían documentos poco comunes. Por ejemplo, un colorido certificado de la “Oficina del Rey Neptuno”, un folleto explicando la historia de Guinness, una etiqueta especial en color dorado de Guinness Stout e incluso instrucciones sobre cómo convertir la botella en una lámpara de mesa. 40 años más tarde, esas botellas siguen apareciendo en las costas de todo el mundo… recientemente en California, Sudáfrica, Gales, Canadá y las Bahamas. Un destino más que apropiado para una cerveza viajera.

Certificado de “la Oficina del Rey Neptuno”

Marcando hitos

En 2009 Guinness conmemoró sus 250 años de innovadora elaboración de cerveza con un año lleno de primicias, incluida una campaña retrospectiva que rinde homenaje a sus 80 años de publicidad y un espectacular anuncio de televisión en directo. Las celebraciones del Día de Arthur consiguieron que nada menos que 50 millones de personas brindaran en todo el mundo y se presentó el Arthur Guinness Fund, de 2,5 millones de euros, destinado a apoyar a los emprendedores de obras sociales en Irlanda. Con todo lo visto, hay que recordar que en 2059 llevaremos 300 años elaborando una cerveza extraordinaria... Estamos seguros de que no querrá perderse las celebraciones.